Noche de cortos: Robert Morgan y el stop motion

Por Israel Yerena


El stop motion es una de las técnicas más bellas en el cine, pues la manufactura, la paciencia e incluso la textura de sus personajes y escenarios llegan a ser tan entrañables como increíbles, por ello puede resultar un tanto difícil de creer que este recurso también sea capaz de engendrar terribles pesadillas llenas de sangre, sufrimiento y locura, tal y como lo presenta la obra de Robert Morgan.

El gato con manos

Este cortometraje de apenas poco más de tres minutos de duración nos presenta una extraña leyenda sobre un gato muy poco convencional. Sin embargo, es gracias a su ambientación tan turbia y siniestra que el final de la historia resulta ser mucho más perturbador.

Bobby Yeah

Muy probablemente el mejor trabajo de Robert Morgan y con toda seguridad el cortometraje más perturbador, grotesco y retorcido de esta breve lista.

El director nos introduce en una grotesca pesadilla al hacernos testigos de escenarios más dantescos que el mismo infierno, donde veremos a un extraño personaje pasar toda una serie de circunstancias que fácilmente llevarían a la locura a cualquiera de nosotros; aunque los giros inesperados en su trama pueden ser aún más impactantes que cualquier espectro.

The Separation

Las historias de Robert Morgan y su técnica no sólo son impactantes visualmente, sino que anímicamente logran causar una incomodidad en quien los mira, aún si lo que se presenta en pantalla es la tierna historia entre dos hermanos.

Si con Bobby Yeah no tuvieron suficiente, entonces The Separation es para ustedes, el cual nos muestra la fraternal pero sombría historia de dos siameses que harán lo posible por permanecer juntos de por vida.

Disfruten su noche con esta selección especial y si desean continuar y ver más historias macabras, recuerden visitar nuestra sección especial dedicada a cortometrajes de horror.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of