En el túnel de los trastornos

Escrito por Adriana Otero
Twitter: @lux_inferno


Recientemente vi la película Swallow, la cual me hizo recordar otras dos películas en las cuales los trastornos y las obsesiones son el centro de la historia. Los personajes se van descomponiendo poco a poco, hasta llegar a niveles insospechados y preocupantes.

Comenzaré con Swallow (2019), película dirigida por Carlo Mirabella-Davis. En ella, podemos ver a Hunter (Haley Bennett), una mujer recién casada cuya vida parece maravillosa. Está esperando su primer hijo junto a Richie. Conforme va avanzando la historia, vemos que no todo es perfecto. Hunter tiene muy poco control sobre las cosas que le suceden a ella y a su alrededor. Su matrimonio no es hermoso, su marido Richie (Austin Stowell) tiene muy poco interés en lo que ella hace o quiere, y sus suegros están encima de ella todo el tiempo. Por lo que la inseguridad de Hunter se ve afectada. Como resultado de ello, Hunter buscará algo que le satisfaga y la haga recuperar el control sobre ella misma, desarrollando el trastorno alimentario conocido como «pica».

La pica es un trastorno en el cual las personas comen objetos que no son alimentos. En ocasiones, les pueden generar complicaciones como obstrucciones en el tubo digestivo o envenenamiento por plomo. Pueden comer papel, tierra, cabello, etcétera. Para que sea diagnosticado como tal, la persona debe comer estos objetos por más de un mes.

En la película podemos ver que cuando la familia de Richie se entera del problema de Hunter la tratan de ayudar con una psicóloga y con una dieta que contiene hierro, ya que una de las causas de la pica puede ser anemia. Sin embargo, todo toma un sentido más profundo cuando descubrimos el pasado de Hunter y qué es lo que realmente le afecta.

Trastornos

Otra película que nos presenta un trastorno mental de la manera más cruda es Thanatomorphose (2012), dirigida por Éric Falardeu. En ella podemos ver a una mujer descomponerse, literalmente, como un cadáver. Aunque a muchos les ha parecido aburrida, la historia es de gran significado. Nos muestra el Síndrome de Cotard en su máxima expresión. Laura (Kayden Rose) parece tener una vida normal, de la cual se siente fuera. Su novio es abusivo, sus amistades no le llenan, su trabajo no es satisfactorio. Poco a poco va dejando aquello que ama, hasta el arte, lo cual la lleva a una depresión severa, hasta convertirse en una muerta.

El Síndrome de Cotard es una condición muy extraña en la que quienes lo sufren creen que se están muriendo por dentro. Incluso, indican que identifican el olor a podrido, aunque luzcan bastante saludables. Es consecuencia de una depresión severa y/o trastornos psicóticos. Se deriva del nihilismo, en el que nada tiene valor o sentido.

Este trastorno es perfectamente abordado en esta película, sólo que en ella vemos la descomposición total, en cuerpo y mente, de Laura. Una historia de paso lento, pero esencial para darte una idea completa acerca de este síndrome.

Trastornos

Otra película que nos muestra una obsesión enferma es Dans ma peau (2002). Cinta francesa dirigida, escrita y protagonizada por Marina de Van. En ella podemos ver a Esther, una mujer exitosa, cuya vida va bien hasta que tiene un accidente. Se lastima terriblemente la pierna y descubre que no siente dolor. Poco a poco, desarrolla una obsesión con ello que la lleva a la auto-mutilación y el canibalismo.

Por un lado, tenemos la Insensibilidad Congénita al Dolor, condición en la que las personas no pueden percibir el dolor, incluso de quemaduras y huesos rotos. En el caso de Esther, ella se corta profundamente la pierna, creyendo que sólo ha sido un raspón hasta que llega con un doctor. Posteriormente, esto se le va haciendo una obsesión. En busca de sensaciones e impresionada con lo que le sucede, comenzará a auto-mutilarse, característica presente en distintos trastornos mentales. Se va obsesionando cada vez más con ello, hasta que no puede realizar sus actividades normales. En la tercera fase, tenemos el canibalismo.

Trastornos

Las tres películas son de ritmo lento, porque es así como nos muestran la evolución de estos trastornos y obsesiones. No podemos esperar historias trepidantes, el ritmo representa la descomposición de la mente desde que sucede el evento que detona todo lo demás, hasta llegar al nivel más grave, donde no hay retorno.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of